Asepsia 

Es todo método encaminado a erradicar  el 100% de los microorganismos como virus, bacterias y hongos mediante calor (autoclaves)  o con luz Ultravioleta y no puede realizarse en tejidos vivos, es usualmente utilizado para materiales quirúrgicos, punzo cortantes, instrumental, ropa, soluciones etc.

Este consta de un conjunto de procedimientos físicos o químicos que se utilizan únicamente sobre objetos muy resistentes para lograr la destrucción de todas las formas de gérmenes y conseguir de este modo un material totalmente  esterilizado.

 

Antisepsia

Es la limpieza o desinfección en tejido vivo  para eliminar hasta un 95%  de los gérmenes patógenos que hay en la piel para prevenir la contaminación y controlar la diseminación de microorganismos,  esta desinfección se logra mediante el uso de substancias químicas  que actúan sobre tejidos vivos u objetos que de otro modo se dañarían con métodos mas potentes.

La  asepsia y antisepsia. Es la parte de la salud ocupacional que comprende el conjunto de medidas preventivas destinadas a mantener el control de factores de riesgo procedentes de agentes biológicos, asegurando que el desarrollo o producto final de los procedimientos NO atenten contra la salud y seguridad de los pacientes y de las personas que desempeñan el servicio.

Para quienes se desempeñan en el rubro de la estética y cosmetología, es muy importante establecer las normas de asepsia y antisepsia  claramente, ya que estas hacen parte de las medidas fundamentales del control de las infecciones y son indispensables para protegernos y proteger a nuestros clientes.

Ante el riesgo  de la infección y la contaminación en los establecimientos  de belleza facial y corporal, es necesario que se conozcan, adopten e implementen las técnicas y procedimientos seguros que garanticen el control de los riesgos. En la misma medida se requieren estructurar protocolos que promuevan la protección del operador y del cliente durante los procesos que se realizan en el desarrollo  de los servicios  de cosmetología.

No debemos olvidar que las medidas de prevención y cuidado deben abarcar tres áreas:

–        El paciente y/o cliente.

–        Nosotros mismos.

–        Los materiales y medios de trabajo.

Antes de realizar cualquier procedimiento facial o corporal se deben implementar técnicas de  limpieza  adecuadas según sea el caso, al cliente y a todo el equipo y utensilios destinados para el uso del procedimiento que esta por realizarse, ya que estos requieren de limpieza previa, desinfección (sanitización) y esterilización, con el fin de prevenir el desarrollo de procesos infecciosos y contaminación cruzada.

Como profesionales de la belleza es de suma importancia tomar como primer punto la higiene personal, esta es  necesaria para poder brindar la confianza necesaria al cliente sobre la seguridad, salud  y servicios de alta calidad que ofrece el establecimiento.Nunca se debe subestimar la forma cómo la gente te percibe.

 

La vestimenta adecuada

La vestimenta adecuada es un uniforme profesional impecable, fresco y limpio, se debe tener el cabello limpio, ordenado y recogido (fuera de la cara), con un maquillaje sencillo y sin uñas postizas pero visiblemente limpias y cuidadas.

 

Otros factores de higiene importantes

Un lavado de manos adecuado es la forma más eficaz y simple de prevenir infecciones, ya que el 80% de los gérmenes se transfieren de estas, se realiza con el fin de reducir una biocarga, potencialmente patogénica y evitar la diseminación de microorganismos infectantes, se debe realizar siempre al término e inicio de cada paciente ya que el uso de barreras como los guantes no evita su ejecución. Debido a que existen bacterias tan pequeñas capaces de atravesar las fibras y el látex.

 

Técnica de rutina para el lavado de manos

  1. Debe retirar todos los objetos que se tengan en las manos  anillos, relojes, pulseras etc.
  2. Humedecer las manos y aplicar  jabón antiséptico; frotando vigorosamente dedo por dedo haciendo énfasis en los espacios interdigitales.
  3. Frotar palmas y dorso de las manos, 5cm por encima de la muñeca, las personas que trabajan en el cuidado de estética facial y corporal deben comprometer el lavado de antebrazo.
  4. Enjuague las manos con abundante agua sin frotar para que el barrido sea efectivo.
  5. Finalice secando con toalla desechable.
  6. Esta técnica debe usarse al inicio y termino de cada jornada laboral y entre paciente y paciente.

 

El uso de guantes de látex

Para evitar cualquier contagio entre los pacientes sobre todo en tratamientos faciales como acne, microdermoabracion, peeling y todo procedimiento en el que intervengan fluidos, sangre  y la utilización de agujas y materiales punzo cortantes es necesario el uso de guantes de látex, nitrilo o neopreno entre otros como barrera biológica y química, según el procedimiento técnico o practica a realizar.

 

El uso de cubre bocas

Los cubre bocas sirven como una barrera protectora entre el medio ambiente y la persona que lo usa. Esta barrera debe permitir el paso de aire pero no de partículas dañinas como polvo, virus y

Bacterias. Para cumplir este objetivo debe de cubrir herméticamente la nariz y boca y debe de ser de un material lo suficientemente poroso para permitir la respiración, de este modo se consigue evitar la contaminación de virus entre el paciente y el operador del servicio.

Cómo usar el cubre bocas

  • Cubre perfectamente la nariz y boca
  • Ajusta el cubre bocas para que cierre lo mas herméticamente posible
  • Evita estarte tocando o limpiando la nariz y boca con el cubre bocas
  • Si el cubre bocas se humedece o daña, deséchalo inmediatamente
  • Procura cambiarlo por lo menos diariamente
  • Lávate las manos después de quitarte el cubre bocas

 

Manejo y cuidado de elementos punzo cortantes

Durante la manipulación, limpieza  y desecho de elementos punzo cortantes, todo el personal deberá tomar rigurosas precauciones para prevenir accidentes laborales, para ello se recomienda depositar dicho material  en los recipientes  marcados para estos residuos  y situarlos en un lugar visible para su posterior desecho.

No se deben colocar estos materiales en cajas de basura, bolsas plásticas o contenedores que no sean resistentes a perforaciones y que estén expuestos  en lugares de libre congio.

Evitar tapar, doblar, quebrar o reutilizar elementos punzo cortantes una vez abiertos.

Como último se recomienda que la limpieza general del establecimiento se realice a profundidad por lo menos una vez a la semana, y sobre esta desechar instrumentos o materiales que sufran  daños y reemplazarlos por nuevos, con el fin de facilitar el uso correcto de estos y de evitar procesos infecciosos en los servicios prestados.