La piel, el órgano más grande del cuerpo humano, está compuesta por tres capas superficiales perfectamente identificados como:

  1. Epidermis

Mejor conocido como un epitelio plano poliestratificado y queratinizado que aloja en su interior cuatro capas que a su vez comprenden una gran cantidad de células y estratos como:

  • Estrato basal
  • Estrato espinoso
  • Estrato granuloso
  • Estrato corneo (capa cornea)

 

Incluida la capa cornea, el grosor de la epidermis es de 0.04 y 04 mm aproximadamente ya que dependiendo la región cutánea este dato puede variar. En ella se alojan las células de Langerhans (sistema inmune), células de Merkel (sistema nervioso), melanocitos (pigmento natural) y el 90% de las células epidérmicas (queratinocitos).

Además de contar con tres zonas que a nivel funcional se renuevan de manera permanente.

I.         Zona proliferativa (estrato basal): regeneración celular.

II.         Zona de diferenciación (estrato espinoso o granuloso maduración y diferenciación celular.

III.         Zona Funcional (capa cornea): descamación, eliminación de células muertas y formación de una capa cornea protectora.

 

La piel también da lugar a:

Queratinización. La formación de los estratos de la epidermis es la evidencia morfológica de la fase de maduración y diferenciación de las células que tiene como finalidad adquirir su queratinización y obtener su diferenciación Terminal.

Citoqueratina. Es conocida como tonofibrillas o proteínas fibrosas que integran los filamentos intermedios de un cito esqueleto intracelular peculiar de las células epiteliales, las uñas y el pelo.

Queratohialina. La queratohialina es la encargada de formar los gránulos compuestos por filamentos y profilagrinal visibles en las células del estrato granuloso. Es la iniciadora de la formación de queratina blanda que se localiza en la epidermis y en algunas partes del pelo.

Cuerpos laminare Son gránulos esféricos con un alto contenido de lípidos y enzimas que se producen en la capa granular y espinosa de la piel, Mismas que emigran hasta llegar al citoplasma.

Proteínas para el refuerzo de la membrana. Contamos con dos tipos de proteínas. Proteínas integrales y Proteínas periféricas y la función de cada una se determina por su composición natural están pueden ser:

  • Transportadoras: son aquellas proteínas con la capacidad de tomar diversas formas que le permitan brindar el acceso a productos, activos o sustancias específicas.
  • Canales: son glicoproteínas integrales que simulan ser poros que permiten la entrada o salidas a sustancias de la célula.
  • Enzimas: fungen como catalizadores de todas las reacciones existentes en la superficie de la membrana y estas pueden ser periféricas o integrales.
  • Receptoras: tienen la cualidad de reconocer las moléculas específicas a las que pueden unirse. Estas proteínas logran reconocer un neurotransmisor, una hormona o un nutriente que sea necesario para el desempeño celular.
  • Anclajes del cito esqueleto: sirven para realizar la correcta fijación de los filamentos cito esqueléticos, conocidas como proteínas periféricas localizadas en la región del citosol.
  • Identificador celular: son glicolípidos y glicoproteínas innatas en cada individuo con la cualidad de reconocer las células provenientes de otro organismo. Entre las que destacan las sanguíneas que contienen marcadores ABO encargadas de asegurarse que la sangre en una transfusión sea compatibles sangre en ambos individuos.

 

  1. Dermis

La dermis se divide en:

  • Estrato papilar

Es la capa más superficial constituida por tejido conjuntivo delgado, células, vasos sanguíneos y vasos linfáticos. En su superficie encontramos un gran número de capilares que explican como se logra la nutrición en la epidermis.

  • Estrato reticular

Además de ser la capa mas profunda es la encargada de brindar firmeza al tejido conjuntivo cutáneo, cuenta con una profundidad similar al tejido subcutáneo y es por eso que en ocasiones se les llega a confundir, con la variable que el estrato reticular es una capa menos gruesa, rica en fibras en la que se alojan diversos anexos cutáneos como nervios y vasos.

  • Las células

Características del tejido conjuntivo son las mejor conocidas como fibroblastos locales encargadas de sintetizar todas las fibras y sustancias esenciales. Existen también células móviles con propiedades para actuar en el sistema defensivo. Como los mastocitos (Células secretoras de histamina, heparina y serotonina que disminuyen los procesos inflamatorios), los histiocitos o macrófagos (responsables de la presencia de antigenos para controlar las reacciones inmunes) y por ultimo las células dendríticas dérmicos y linfocitos.

  • Fibras

Las fibras colágenas sin duda simbolizan el cuerpo más importante de la dermis. Su firmeza particular depende de ellas. Existen diversos tipos de colágeno. En la piel predominan a nivel intersticial los colágenos tipo I, III, V Y VII y dentro de la membrana basan encontramos los tipo IV Y VII. Las fibras elásticas también son parte de la dermis, gracias a su matriz de elastina y su composición de proteínas microfibrilares que en conjunto crean una red son encargadas de aportar a la piel su elasticidad.

  • Sustancias Vitales

Como integrantes indispensables contamos con los proteoglucanos compuestos por polisacáridos y proteínas. Debido a su capacidad de captar agua son responsables de brindar la rigidez necesaria a la piel.

  • Membrana Basal

La membrana basal protagoniza la región de unión entre la epidermis y la dermis. Su compleja estructura protege la permeabilidad y con ellos la estabilidad de la piel.

  • Subvención dermoepidérmica

La epidermis y la dermis unidades morfológica y funcionalmente deben mantener la estructura, la función y la homeostasis en perfectas condiciones fisiológicas, sin desatender la regeneración, inflamación y cuidado de heridas especificas de sus actividades inmunológicas ya que estas funciones forzan a las células a implementar estrategias de cooperación e información especiales para integrarse al sistema extracutáneo logrando aumentar la creación febril y la activación del sistema inmune.

 

 

3. Hipodermis Otro importante elemento de la piel es el tejido graso subcutáneo, entre sus múltiples funciones se encuentra amortizar los golpes para proteger las estructuras internas vitales, además de ser un aislante que se encarga de preservar el calor corporal y mantenerse como reserva de apoyo para la reserva energética. Fungiendo también como sostén de nervios, vasos sanguíneos y glándulas sudoríparas que se generan en esta capa. En la región de esta estructura hipodérmica se suman algunos anexos cutáneos como son:

  • Folículos Pilosos

Estas células tienen una destreza enorme de producir la síntesis proteínica en el tejido, encargada de crear el troquel del folículo piloso y producir la queratina existente en el cabello maduro, permitiendo que este logre un índice normal de crecimiento de 0.35 mm por dia.

  • Uñas

La uña consta de la combinación de queratina, del platillo ungueal y el tejido que lo envuelve. Tiene un crecimiento normal continuo de 0,1 mm por dia que se puede ver afectado por diversos factores como es la presencia de enfermedades severas, la vejez y el estrés e intensificarse por morderse las uñas o debido a enfermedades sistémicas.

  • Apéndices Glandulares
  1. glándulas sebáceas. Existentes en todo el cuerpo con excepción de las palmas de las manos y las plantas de los pies. Las glándulas sebáceas producen una secreción que logra abandonar la piel utilizando los conductos sebáceos y deslizándose por el folículo piloso hacia el exterior. Cuando existe un aumento en la temperatura corporal esta secreción sebácea incrementa con ella.  
  2. Glándulas Apocrinas. Las glándulas apocrinas no intervienen en la regulación del calor corporal, habitualmente se localizan en las regiones axilares, ano genital, parpados y ceruminosas (canal auditivo externo) y en menor número las encontramos en el rostro y cuero cabelludo. Estas glándulas carecen de importancia a menos que exista presencia de alguna enfermedad.
  3. Glándulas Ecrinas. Existentes y abundantes en toda la superficie cutánea son las únicas, verdaderas y reconocidas glándulas sudoríparas del cuerpo humano. Su función es realizar la producción de nuestra solución hipotónica mejor conocida como sudor. Que permite facilitar el enfriamiento corporal por medio de la evaporación.