Se pueden utilizar diferentes criterios para clasificar la piel. Una de las más aceptadas se basa en la naturaleza de la emulsión que se forma sobre la superficie corporal entre las moléculas lipídicas y acuosas cutáneas o externas, denominada manto hidrolipídico o emulsión epicutanea.

No obstante, existen otros factores, sobre todo fisiológicos, relacionados con las características y el comportamiento de la superficie de la piel. Se puede clasificar:

  1. Según la epidermis:

–       Piel gruesa: aquella que posee un estrato córneo bien desarrollado. La suelen presentar personas expuestas de forma crónica al sol, ya que uno de sus efectos es la hiperqueratosis (engrosamiento del estrato corneo). Su aspecto es tosco, con los poros dilatados y de color opaco amarillento. Es una epidermis gruesa y queratinizada, con un aspecto amarillento debido a la queratina.

–       Piel delgada: posee una capa córnea fina. Propia de mujeres y de zonas corporales cubiertas. Presenta una superficie uniforme, con poros poco visibles y de color sonrosado traslúcido.

 

  1. Según la dermis.

La firmeza, elasticidad y capacidad de recuperación de la piel, dependen básicamente de las características de la dermis. Se puede dividir en:

–       Piel tónica: es aquella que presenta tensión y elasticidad.

–       Piel flácida: es aquella que ha perdido la elasticidad y la capacidad de recuperación después de someterse a una deformación. Presenta estas características pieles envejecidas e incluso pieles jóvenes que han sufrido un adelgazamiento brusco o ciertas enfermedades.

 

3.- Según las secreciones.

La emulsión epicutanea o manto hidrolipidico es la emulsión formada por el agua procedente de las glándulas sudoríparas y el ambiente, junto con los lípidos de las glándulas sebáceas y de la capa córnea. Es una película que recubre el estrato córneo, ayudando al mantenimiento de la función de barrera.

Según la fase continúa de la emulsión resultante, se forman emulsiones de fase externa acuosa (O/W) u oleosa (W/O), en función de los cuales clasificaremos los distintos tipos de piel en:

 

PIEL SECA PIEL NORMAL PIEL GRASA
Tipo de emulsión O/W O/W W/O
Epidermis Fina Normal Gruesa
Secreción sebácea Escasa Media Alta
Tamaño de poro Pequeño Normal Grande

 

La composición y tipo de manto hidrolipídico depende de factores:

–       Constitucionales: inherentes al individuo.

–       Localización corporal: por ejemplo, la frente es la localización más rica en glándulas cutáneas, mientras en las piernas la secreción sebácea es muy escasa.

–       Edad: al envejecer se produce un descenso en los niveles de secreción sebácea y el estrato corneo se vuelve más seco y tiende a agrietarse.

–       Sexo: existe una influencia de las hormonas sexuales sobre las secreciones.

–       Ambientales: agentes ambientales externos pueden modificar el aspecto de la piel.

 

PIEL GRASA

Este tipo de piel presenta una mayor actividad de las glándulas sebáceas. Tiende a constituir emulsiones con la fase continua formada por lípidos, dando lugar a una emulsión epicutanea de fase externa oleosa. Se distinguen varios tipos de piel grasa con distintas características:

–       Piel grasa seborreica: este tipo de piel se presenta principalmente, en individuos de raza latina.

–       Piel grasa deshidratada: se desarrolla cuando la secreción sebácea modifica su composición cualitativa, disminuyendo la proporción de los lípidos hidrófilos. En estas condiciones la emulsión epicutánea no se forma o es insuficiente para proporcionar una adecuada protección, ya que disminuye el agua retenida al evaporarse está con más facilidad y, por tanto, la piel se deshidrata.

–       Piel grasa asfíctica: es una piel que ha alcanzado este estado por la utilización errónea de productos cosméticos. Por ejemplo, el empleo de productos demasiado astringentes que cierran los poros provoca una alteración en la composición de la secreción sebácea, originando la producción de grasa solidificada que, por la hipertrofia de la capa córnea, tiene dificultades en salir al exterior. Ello origina la aparición de quistes sebáceos o quistes de millium.

SEBORREICA DESHIDRATADA ASFICTICA
Aspecto Brillante Brillante pero opaca Brillante en zonas seborreicas.Mate y marchito en zonas no seborreicas.
Textura Untuosa Áspera Ligeramente áspero en zonas no seborreicas.Algo untuoso en zonas seborreicas.
Superficie Cérea (sin escamas) Escamosa Descama según zonas
Poros Perceptibles, abiertos (espinillas) Perceptibles, abiertos(zona central de la cara) Cerrados, con quistes sebáceos y comedones.
¿Resiste el jabón? Si No No, especialmente los astringentes
¿Cómo se broncea Rápida y uniformemente Bien, pero con manchas y se congestiona Pigmentación anormal, aparición de manchas
¿Resiste a los cambios climáticos? Si No Si/No

 

 

 

 

PIEL SECA

La piel seca presenta una emulsión del manto epidérmico de fase externa acuosa (O/W). Una correcta función barrera presupone una superficie cutánea lisa, flexible, sin fisuras, sin grietas y con una descamación imperceptible. Las pieles secas se desarrollan como consecuencia de una disminución en el contenido de agua del estrato corneo, dificultando dicha función barrera. Esta hidratación del estrato córneo depende de muchos factores, tanto internos como externos.

La sequedad cutánea se caracteriza por presentar aspereza, descamación, pérdida de flexibilidad y elasticidad, grietas e hiperqueratosis.

La pérdida de agua puede deberse a:

Disfunciones fisiológicas:

–       Disminución de la secreción sebácea o alipica. Supone la deshidratación de las capas corneas superficiales y propicia una alteración de la función barrera por parte de los agentes externos.

–       La falta de precursores (filagrina) de las moléculas hidroscopicas que constituyen el factor de hidratación natural (FHN) de los corneocitos. Como consecuencia aparecen sequedad y aspereza cutánea que dificultan la función barrera.

–       La escasez y alteración de los lípidos que forman las membranas corneas y la sustancia cementante intercorneal, pueden incrementar la perdida de agua y causar aspereza y sequedad.

–       Existen patologías cutáneas, como ictiosis, psoriasis, xerosis o dermatitis seca, ligafas a una hiperqueratosis y que son causa de deshidratación, sequedad, descamación y aspereza en el estrato córneo.

Agentes externos:

–       El calor seco intenso y persistente, provoca una pérdida de agua que modifica la fase acuosa de la emulsión epicutanea reduciendo el entorno acuoso de las sustancia higroscópicas del factor natural de hidratación (FHN) y eliminando las láminas de agua que forman parte de la sustancia lipídica cementante entre las células corneales.

–       El frio puede afectar las actividades enzimáticas que transforman los aminoácidos precursores de las sustancias que forman FHN.

–       El exceso de radiación UV puede dañar las proteínas corneas y los lípidos lábiles. A largo plazo produce hiperqueratosis que se manifiesta con sequedad y aspereza cutánea.

–       La utilización continuada de jabones y detergentes pueden provocar una pérdida de los lípidos superficiales, por lo que desaparece la emulsión epicutanea y produce un resecamiento de la epidermis. También es posible una eliminación de parte de los lípidos cementantes empeorando los signos de la sequedad.

–       Los productos alcalinos pueden bloquear la capacidad tampón del estrato córneo y provocar la pérdida de la acidez fisiológica característica de la capa córnea.

La sequedad cutánea puede ser ocasional o crónica. La piel seca constitucional se caracteriza por ser gruesa, áspera y rugosa al tacto, con una descamación anormal. Presenta poca tolerancia a los agentes externos. El síntoma acompañante más frecuente es el prurito, que se atribuye a una alteración del umbral sensorial o la penetración de irritantes a través de un estrato corneo anormal. Es frecuente en personas ancianas o con dermatitis atópica.

Dentro de las pieles secas ocasionales o temporales se encuentran principalmente las pieles secas alipidicas y las pieles secas deshidratadas.

Las pieles alipidicas se caracterizan por una disminución del nivel lipídico en la secreción sebácea, ocasionando la deshidratación de la capa cornea por una menor protección de la emulsión epicutanea.

Estas pieles suelen presentar:

–       Color blanco rosado

–       Espesor fino

–       Aspecto mate y marchito

–       Poros cerrados e imperceptibles a simple vista

–       Tacto áspero

–       Fácil descamación

–       Tendencia a presentar arrugas

–       Resiste muy mal los cambios climáticos

–       Las glándulas sebáceas y sudoríparas se encuentran disminuida de volumen

–       Toleran los jabones

–       Se broncea con dificultad

–       No suele tener comedones

–       Perdida de elasticidad

–       La sensibilidad a los agentes externos favorece la aparición de rojeces y descamaciones.

 

Las pieles deshidratadas deben su sequedad a un déficit de agua en el estrato corneo. Lo agentes externos favorecen la eliminación del agua superficial conduciendo a un resecamiento y mayor descamación cornea. Sus características son:

 

–       Tacto áspero

–       Piel con espesor fino

–       Aspecto mate, sin brillo

–       Gran tendencia a las arrugas y a que se infecten los poros (granos)

–       Tolera muy mal los jabones

–       Broncea difícilmente

–       Fácil descamación

–       Mala adaptabilidad a los cambios climáticos

–       Piel muy sensible, que se irrita con facilidad

–       Sensación de tirantez

–       No suele presentar comedones

 

PIEL NORMAL

Es aquella cuyo manto hidrolipidico se halla correctamente formado, con una cantidad de lípidos idónea y constituyendo una emulsión de fase externa acuosa (O/W) o de fase externa oleosa (W/O), bien constituida. La función barrera no presenta ninguna alteración y la hidratación cutánea presenta una normalidad absoluta. Sus características son:

–       Color rosado uniforme

–       Tacto muy suave, aterciopelado. Propio de pieles jóvenes.

–       Espesor fino

–       Lisa, sin arrugas y elástica

–       Flexible, tónica

–       Bien irrigada

–       Poros cerrados y pequeños

–       No hay presencia de aspectos poco estéticos como manchas, poros abiertos o líneas tirantes.

–       No hay brillo grasiento

–       Tiene una superficie lubricada y humedecida

–       Presenta una buena tolerancia a los jabones

–       Broncea al sol en exposiciones normales y controladas

–       Resiste bien los cambios de temperatura.

 

Hay situaciones en que según la localización la piel es seca y grasa, ya que la distribución de las glándulas sebáceas y sudoríparas no es homogénea. En esta situación intermedia, se admite la clasificación de piel mixta como estado fisiológico cutáneo que alterna las características de piel seca y grasa, en unas condiciones de normalidad.

 

PIEL SENSIBLE

Es toda aquella que tiene un umbral de tolerancia inferior al de una piel normal, es decir, reacciona frente a estímulos a los que una piel normal no reacciona, sufre sensaciones de incomodidad como calor, tirantez, enrojecimiento o prurito, y es frágil, clara y sujeta a rojeces difusas y/o patologías (acné, dermatitis atópica…).

En el estrado corneo de estas pieles aparecen una serie de cambios:

–       Eliminación de lípidos

–       Eliminación de sustancias solubles celulares y agua

–       Desnaturalización y desdoblamiento de proteínas

–       Descamación

–       Cambios en el contenido detectable de enzimas

–       Engrosamiento de la capa córnea

Estos cambios originan la perdida de la función barrera, que perjudica la resistencia a la penetración de microorganismos o sustancias externas, y una pérdida de la elasticidad, que origina pequeñas fisuras y descamación, facilitando la penetración de sustancias agresivas e irritantes, aumentando la posibilidad de desencadenar reacciones alérgicas.

La piel sensible debe su alta reactividad a la protección cutánea insuficiente, a la hiperactividad alérgica y a problemas microcirculatorios.